Seleccionar página

Los nuevos trabajos con los que volveos a tomar el pulso a la actualidad valenciana son el tercer álbum de Carles Dénia, el debut de Sopas del Mundo, los segundos largos de Inèrcia y Fanáticos y el primer disco en solitario de Alberto Amar.


Carles Dénia: volviendo a la raíz para desafiar al inmovilismo
Comenzamos este nuevo recuento de novedades discográficas facturadas en la Comunidad Valenciana con lo nuevo de Carles Dénia, quien vuelve con un trabajo que no muestra, ni de lejos, la exuberancia formal de aquel cegador El paradís deles paraules (2011), en el que la tradición folk valenciana se daba la mano con el flamenco o las sonoridades del jazz. En L’home insomne vuelve a fijar su mirada en los estilos de más arraigo tradicional, de nuevo desde una perspectiva austera, volviendo sobre sus pasos a lo que supuso Tan alta com va la lluna (2008), aunque sin desmentir una visión siempre propia. Seguidillas, malagueñas, fandangos, albaes y cant d’estil se suceden en su minutaje, espoleado por esa desafiante puya a aquellos guardianes de la ortodoxia que son incapaces de ver más allá de lo que les permite su boina: “La tradició mal entesa”, toda una declaración de principios ante el exasperante inmovilismo de quienes, esclavos de su desbordante ego, se arrogan patentes exclusivas. El paralelismo con Enrique Morente y su ampliación del campo de batalla del flamenco es, de nuevo, inevitable: el progreso siempre fue instigado por quienes no entienden de límites creativos, barreras estilísticas ni controversias de campanario.
Otros que tampoco entienden de corsés creativos son Sopas del Mundo, el nuevo proyecto de Antonio José Iglesias (Dwomo, Le Grand Miércoles), junto a Pablo Chávarri y Nidal Kateb. En él muestran su querencia por el swing, el cabaret de entreguerras (de hecho, ellos definen lo suyo como música de entreguerras), la copla, el dub, el jazz manouche y una cuantas hierbas más, siempre con su particular sentido del humor y su carencia absoluta de prejuicios presidiendo la maniobra. Sobresalen una encomiable versión del “Golden Brown” de The Stranglers, en clave de evanescente lounge pop, y la extraordinaria “Miedo al hospital”. Lo presentan el 5 de diciembre en Radio City(Valencia), junto a Stéphanie Cadel Et La Caravane.
Inèrcia, por su parte, editan su segundo largo desde Banyeres de Mariola (Alicante), producido esta vez por Mark Dasousa (Zoo, Òscar Briz), con el que ni mucho menos inventan la pólvora pero exhiben su versatilidad para nutrirse con fundamento de algunos de los preceptos más notorios del rock de los 90: el legado emocore, el rock alternativo post grunge (Foo Fighters) o el revival punk rock (Green Day). Otra banda que, por adscripción idiomática y sonora, puede compartir cubetas con Mai Mai, Smoking Souls e incluso con los extintos El Corredor Polonés, refrendando además que las comarcas que se ubican en el límite entre Valencia y Alicante son un buen vivero para la factura de sonidos contundentes.
Fanáticos también despachan su segundo álbum, tras aquel Bichos Raros de hace un par de años, y muestran una notable mejoría merced a un trabajo de producción muy consistente (a cargo de Paco Morillas) y al lastre soltado por el camino, ya que se han desembrazado de algunos sobreutilizados clichés rock para abrazar una inclinación pop más estilizada, en la que -no obstante- prima la sombra de La Habitación Roja de una forma flagrante. Un trabajo que no oculta su intención por situarse en esa parrilla de salida del indie edulcorado y fácilmente intercambiable que puebla la gran mayoría de festivales de nuestro país (melodías grandilocuentes, coros que enfilan la épica de andar por casa), pero al menos lo hace con buena factura y canciones con una pegada no muy distante de la de sus referentes. El 15 de enero lo presentarán en Matisse (Valencia)
Por último, Arte por error es el primer disco en solitario de Alberto Amar, una de los dos mitades de Elíal, concretado en siete canciones que funcionan como un apéndice a todo lo que ya expuso la banda valenciana en Dentro, el álbum que les produjo el año pasado Suso Sáiz. La presencia del productor madrileño es también aquí determinante para Amar, quien expone su faceta más experimental a través de sinuosos cortes de pop sintético que lindan con el ambient en un trayecto que, como ellos mismo delatan, tiene más de travesía que de búsqueda de un nuevo puerto. El planteamiento es sugerente, pero su contenido se va deshilachando hasta adquirir tintes de divagación sonora, seguramente solo apta para incondicionales. El viernes 4 de diciembre lo presenta en Deluxe Pop Club.
Carles Dénia i La Nova RimaireL’Home Insomne (Comboi)
Sopas del MundoEl diablo baila claqué (Granja Beat/Hall of Fame)
Inèrcia Sendes salvatges(Mesdemil)
FanáticosInvisibles (Autoeditado)
Alberto AmarArte por error(Autoeditado)
Carlos Pérez de Ziriza
Share This