Seleccionar página
Retomamos la actualidad local valenciana con cuatro novedades: los nuevos álbumes de Arcana Has Soul, Mad Robot, Spheniscidae y el debut de Coleccionistas
Carreres, Pérez & Ramírez: el fascinante pop caleidoscópico de Coleccionistas, o cuando el talento no entiende de brechas generacionales. 

Trabaron complicidades a raíz del concierto de La Habitación Roja y un puñado de buenos amigos en los Jardines de Viveros, hace dos años y en el marco de la Feria de Julio. Decidieron unir sus fuerzas sin presiones, con el instinto como única brújula (¡albricias!), sin prisas ni demasiados condicionantes externos. Y dejaron un excelente sabor de boca a su paso por el pasado MBC Festival de Port de Sagunt, cuando estrenaron en sociedad su repertorio. Sí, todos sabemos que las uniones de grandes músicos también han deparado en ocasiones grandes estropicios, pero lo habitual es justo lo contrario: que la suma de las partes al menos depare un producto consistente, a la altura de sus trayectorias previas. Y eso es lo que han conseguido Coleccionistas, el trío intergeneracional formado por Remi Carreres(Glamour, Comité Cisne, Jean Montag, Motion), Jorge Pérez(Ciudadano, Maderita, Tórtel) y Víctor Ramírez (Loving Astra, Oh Libia!, Ramírez): despachar uno de los mejores álbumes pop del año en Valencia, a través de ocho canciones que no son electro pop, ni synth pop, ni electrónica, ni pop simplemente bailable, sino algo más que todo eso. Con influencias que pueden ser tan diversas como Talking Heads, Blondie, Pet Shop Boys o The Russian Futurists. Seguramente en un futuro concreten con mayor tino todo su caudal creativo (los triángulos, aunque se perfilen como equiláteros, siempre deparan un saldo más asimétrico que los dúos), pero la exuberancia de casi todo su minutaje obliga a depositar toda la fe en ellos. Temas como “Así Salga Bien”, por ejemplo, con marchamo de hit, son irrebatibles. Su próximo concierto, el 6 de noviembre en la sala 16 Toneladas de Valencia.
Arcana Has Soul, por su parte, siguen despachando discos de excelentes hechuras, pero tan límpidos y aseados que rara vez se desmarcan de un formulismo algo convencional. The Importance llega de nuevo avalado por su factura en un estudio norteño, en este caso el de Kaki Arkarazo en Gipuzkoa (Chucho, Amparanioa, Manta Ray, La Muñeca de Sal), quien se ha encargado de coproducirlo. Y si hace un par de años mencionábamosa Katie Melua, Corinne Bailey Rae o Adelepara enmarcar su sonido, puede decirse que esta secuela camina por derroteros muy similares, aunque bajo una depuración de estilo de orientación más acústica, siempre presidida por la estupenda voz de Lourdes Trujillo. Obtienen mejores resultados cuando se decantan por la tradición del folk soul anglosajón de guitarra de palo (John Martyn, Terry Callier, Ayo), como en la sutil “School Days”, que cuando incurren en un virtuosismo meramente esteticista. Los ritmos arábigos de “Coming Home” muestran, por cierto, una loable vocación global, que les seguirá abriendo muchas puertas.
Mad Robot, la banda liderada por Mike Grau (líder en los 90 de Furious Planet) y ahora ampliada a quinteto con la incorporación de Carolina Otero (Lülla, The Someone Elses), entrega su segundo álbum, firmemente instalados donde solían, en el rock alternativo de los años 90. En I Declare Waraumenta ostensiblemente la inclinación pop de su repertorio, en el que -no obstante- las influencias de Weezer (“Big Cosmic Joke”), Veruca Salt (“Go Extinct!”), Pixies (“Hit Song”, “I Am A Fake”, “Problematic”, “I Declare War”) o hasta Versus(“Unfuck The World”) no son difíciles de rastrear. Su enrocamiento en reproducir con solvencia aquellos sonidos tiene doble filo, por cuanto satisfará a los nostálgicos pero incurre en dicotomías propias de la época, ya superadas a estas alturas de la película (como la disyuntiva entre el do it yourself y el mainstream, que tiene ya poco sentido salvo que se entienda como una humorada, y que parece pertinente subrayar puesto que sobrevuela con más claridad que nunca el contenido de sus textos). Lo vuelven a presentar el 7 de noviembre en el Loco Club, junto a Césped de Verdad, en un directo que debe deparar la versión más rocosa de su propuesta.
Spheniscida, afincados ya en Madrid, también se aferran en su segundo álbum a unos códigos fácilmente identificables, los de un rock taciturno (apenas “Los más felices”, lo mejor del lote, se desmarca de esa tónica general) que juega con los contrastes de intensidades y con la inflamación emocional que tratan de concretar temas como “Un comienzo impronunciable”, “Preguntas Frecuentes” o “Remedio”. El cultivo de unas claves ya demasiado sobreexplotadas en nuestro país no jugará, desde luego, a su favor: el referente más cercano es sin duda Modelo de Respuesta Polar, pero no hay que desdeñar el influjo que Vetusta Morla o Izal han ido sedimentando en los últimos tiempos. Porque para entendernos (es inevitable trazar un marco de referencias para el neófito), quizá sus aspiraciones líricas les sitúen más cerca de ellos que de bandas con las que en un principio guardarían más similitudes formales, como puede ser el caso de McEnroe o Joe La Reina. Un terreno minado ya -sin duda- por sobreexplotación. Produce el prolífico Sergio Devece. Nuevo Espacio no deja de ser, en resumen, un trabajo muy bien tramado, pero lastrado por su esa grandilocuencia expresiva que hace muy difícil no adscribir a cierto superávit de impostura. El 31 de octubre prosiguen con su presentación dentro del ciclo Concerts al Pis, en un enclave aún por determinar.
Coleccionistas-Coleccionistas(Demian Records)
Arcana Has SoulThe Importance (Autoeditado)
Mad RobotI Declare War(End Of The World/Borx Records)

SpheniscidaeNuevo Espacio(Animal Iceberg)

Carlos Pérez de Ziriza.
Share This