Seleccionar página

Esta es mi crítica del concierto que ofreció el norteamericano Elvis Perkins en la sala 16 Toneladas de Valencia, tal y como se ha publicado esta semana en las páginas de la Cartelera Turia.

 

Talento esquivo

 

 

No parece importarle mucho a Elvis Perkins el haber dejado hace mucho tiempo de ser una sensación de temporada. Lo era cuando nos visitó por primera vez hace nueve años, en un concierto en Black Note con más de una similitud: si entonces (avalado por su espléndido y no igualado debut) estuvo escoltado por la imponente Dawn Landes, esta vez lo hizo por Vera Sola (también bajista de su banda, hija – por cierto – del actor Dan Aykroyd), quien lo teloneó con un sensacional muestrario de country rock intrigante con ribetes góticos. En ambos casos, la afluencia fue similar. No ha aumentado pero tampoco ha mermado. Y decíamos que al hijo de Anthony Perkins (de descendencia cinematográfica va la cosa) no parece importarle porque su polvoriento folk rock de aliento dylaniano sigue alojado en la misma burbuja y apenas expide concesiones en directo: apenas “I Heard Your Voice in Dresden” o la emblemática “While You Were Sleeping” sonaron familiares en medio de un argumentario competente pero solo puntualmente memorable, defendido – eso sí – con contrastado oficio por su banda, que servía (mayoritariamente) para avanzar material de su próximo disco.

Carlos Pérez de Ziriza.

Share This