Seleccionar página
Más novedades en clave local en una de nuestra última entregas antes del verano. En esta ocasión, con los nuevos álbumes de Mox, Erich Zann, Ghost Transmission, Mox Nox y Toni Cotolí.
Mox, zambulléndose por completo en la fusión de rock y géneros tradicionales valencianos (Foto: Jordi Mira)
Suele decirse que quien no arriesga no gana. Y aunque el giro operado por los puzolanos Mox en su tercer álbum no les vaya a garantizar la repercusión que otras maniobras similares han tenido en otras latitudes del estado, nadie les negará la audacia a la hora de fundir con desenvuelta naturalidad el folk tradicional valenciano con el rock de guitarras. Su propagación será lenta, y no levantará los encendidos elogios que Lagartija Nick obtuvieron cuando se aliaron con Enrique Morente, ni los parabienes que Los Planetas vienen recabando desde que decidieron explorar los palos del flamenco desde su proverbial magma de guitarras enmarañadas en distorsión. Pero a buen seguro que Tuactes i Rebomboris marcará un antes y un después en la música popular valenciana, consolidándose como uno de sus discos de referencia, a revindicar dentro de cinco, diez o quince años. Porque sube la apuesta con respecto a sus predecesores, integra de forma global en su ortografía rock (desde una perspectiva similar a lo que hacen los castellonenses Sitja con la tradición local y la electrónica) las malaguenyas, seguidillas, fandangos, cant de batre y cant d’estil valencianos y cuentan para ello, además, con la figura patriarcal de Pep Gimeno “Botifarra”, presente en su epílogo. Un punto y aparte.
La caprichosa actualidad local nos lleva a cambiar radicalmente de tercio (o quizá no tanto) con el tercer disco de Erich Zann, banda de la capital que exhibe una alambicada noción del rock progresivo, en la que la sombra de Led Zeppelin es más que alargada. Los 70, obviamente, son su década predilecta, y eso se nota no solo en sus nutrientes (es justo decir que van algo más allá del progresivo, incorporando tonalidades blues y soul) sino en la propia concepción del álbum, dispuesto bajo una ambiciosa coartada conceptual que se concreta en textos y música, con hilo narrativo escenificado en Estambul. Un trabajo que demanda una digestión lenta, al menos si de lo que se trata es de dilucidar si lo que propone es una simple exhumación de estilos añejos o una sutil reformulación.
La sombra del ejercicio de estilo también planea sobre el primer largo de los setabenses Ghost Transmission, a quienes hemos podido ver fogueándose sobre nuestros escenarios durante los últimos dos años. The Jesus & Mary Chain, The Raveonettes o alguna neblina shoegaze son reanimados con reverencia absoluta (desde sus trazas sonoras al empleo del inglés) en nueve temas de filiación incuestionable, que-no obstante-devuelven el reflejo de una banda de vuelo aún muy rasante. Es un primer disco, claro, pero necesitarán algo más que buenas maneras para despuntar en un futuro próximo.
Precisamente desde unos presupuestos similares (y desde el mismo estudio de grabación: los Tigruss de Gandía) afrontan su segundo largo Mox Nox, la banda de la Marina Alta. Con la diferencia de que, en su caso, los referentes aparecen tan licuados que Or i Baladre (de momento solo en descarga digital) revela la misma acusada personalidad que ya destilaba el imponente Damnatio Memoriae (2013). La marea del omnipresente revival shoegaze es en su caso solo un punto de partida, una coordenada más de su marco de referencia, y no un fin en sí mismo, ya que temas como “L’heura”, “Bicicleta, drac” o “Saps com és? “ destilan tal capacidad de corrosión, misterio y sugestión que se elevan por encima de anclajes genéricos e influjos con nombre y apellido. Melodías incandescentes y texturas abrasivas: combinación ganadora.
Y cerramos este repaso con otra propuesta valenciana que se sitúa casi en las antípodas, como es la de Toni Cotolí, guitarrista de formación clásica que ha llevado a buen puerto en su último álbum-el quinto ya- un proyecto ideado por su colega holandés Alfred Feenstra (exportador de vino español, para mas señas), sobre composiciones del propio Feenstra, Albéniz, Francisco Tárrega o Astor Piazzolla.
Carlos Pérez de Ziriza.
MoxTuactes i rebomboris(Mesdemil)
Erich ZannDawn of Ages(Autoeditado)
Ghost TransmissionApparitions(El Genio Equivocado)
Mox NoxOr i Baladre (Autoeditado)
Toni CotolíAromas de guitarra-Oda- (Autoeditado)
Share This