Seleccionar página

Reproducimos el tradicional resumen del año que, como cada temporada desde hace quince, venimos escribiendo para la Cartelera Turia

 

Cada vez cunde más la sensación, echando un vistazo a las listas de fin de año de los diferentes medios y prescriptores, de que todos vivimos hasta cierto punto en nuestra propia burbuja: es tal la sobreabundancia de discos que se editan al año, en todos los estilos imaginables, que al final en muchos casos no queda más remedio que customizarse listados a medida, y eso redunda en que a veces parezca que algunas tribunas periodísticas vivan en mundos distintos. En realidades paralelas que apenas se tocan. En cualquier caso, y en clave positiva, muchos de esos resúmenes sirven como guías para que cada cual pilote su propio coche escoba y rescate esos discos que le pasaron inadvertidos en su momento y merecen ser rescatados, aunque sea prácticamente imposible estar al tanto de todo. Si ya casi lo es para quienes dedicamos nuestro horario laboral a ello, no cuesta imaginar lo complicado que debe resultar para cualquier melómano empedernido, por tiempo que invierta.

Resumiendo mucho, podría decirse que este año se ha puesto sobre el tapete, con más rotundidad que nunca, ese cambio de paradigma según el cual el rock de guitarras vería diluida su antigua primacía (apenas confinada a las giras de viejas glorias, a las bandas tributo y a biopics como Bohemian Rhapsody) en favor de las músicas de corte urbano: el funk, el r’n’b, el soul, el trap, el hip hop, el pop sintético y – por supuesto – el reggaeton. Y algo de eso hay, por supuesto, en la brillantez de discos de pop multiforme tan excitantes como los de Janelle Monáe, Cardi B, Tirzah, Christine and The Queens, Sophie, Noname, Kali Uchis, Blood Orange o U.S. Girls, casi todos proyectos comandados además por mujeres, consolidando una tendencia que tampoco es nueva pero ha gozado de mayor visibilidad que nunca en el año de las grandes movilizaciones feministas. 2018 sonó, sin duda, a ellos. Al igual que a The 1975. En un ejercicio en el que hasta los Arctic Monkeys, última gran banda forjada según el viejo modelo (su líder, Alex Turner, se vanagloria de no usar las redes sociales), ha abjurado de la fiereza de las guitarras. Y en el que, en terreno electrónico, pocos han merecido más parabienes que John Hopkins, DJ Koze o Nils Frahm.

¿Quiere eso decir que el rock en sus múltiples variantes ha perdido su capacidad de regeneración? Ni mucho menos. Su poder de convocatoria sí habrá que habrá mermado irremediablemente, en comparación con estilos más híbridos, pero basta pegarle una escucha a los discos de Spiritualized, Low, Beach House, Idles o Suede para darse cuenta de que, casi siempre desde los ecos de la eclosión alternativa de hace más de veinte años, aún queda mucha tela – buena – que cortar. Precisamente de esos patrones han tomado muy buena nota propuestas emergentes como Snail Mail, Caroline Rose, Lucy Dacus, Soccer Mommy o Rolling Blackouts Coastal Fever, vigilados desde las alturas por Courtney Barnett, Neko Case o Cat Power, con más recorrido. Y eso sin olvidarnos de ilustres veteranos que volvieron por sus fueros con excepcionales trabajos, como Elvis Costello, Marianne Faithfull, Ry Cooder, Paul Simon, David Byrne, Paul Weller o Neneh Cherry.

En clave estatal, imposible escapar al huracán Rosalía: el último tercio del año fue suyo, gracias al más que notable El mal querer, un segundo álbum destinado a marcar época por su desafiante forma de ensamblar musculatura urbana con quejío flamenco en un opus conceptual que echa mano de la historia para reclamar vigencia (aunque pueda paracer paradójico), como cualquier obra perdurable que se precie de vocación universal. Postulándose como estrella internacional, la catalana ha ensombrecido – obviamente, sin pretenderlo – una producción en la que no han vuelto a faltar algunos discos excepcionales, bien desde el perfil de la canción de autor pop crepuscular, bien desde el pop electrónico de tiralíneas, bien desde el brote post hardcore o bien desde el pop radiante de altos vuelos melódicos y (en alguna ocasión) con socorrida coartada metafísica, en cualquiera de nuestros idiomas: ahí están los discos de The New Raemon, Joaquín Pascual, Sr. Chinarro, Fino Oyonarte, Ferran Palau, Mourn, Blacanova, Els Pets, Christina Rosenvinge, Alondra Bentley, Nacho Vegas, Summer Spree, Mysterio, Hazte Lapón, Tachenko, El Petit de Cal Eril, Lisabö o Goodfellows para certificarlo, entre algunos más que (seguramente) se nos queden en el tintero por incapacidad para abordarlo todo. Mea culpa.

Junto a cualquiera de ellos merecen figurar algunos discos editados en la Comunidad Valenciana, también partícipes de una diversidad estilística e idiomática que está por encima de prejuicios y de etiquetas. Comenzando por las dos revelaciones del año, La Plata y El Jóvens, continuando con talentos pop tan consolidados como los de Gener o Tórtel, ahondando en la contrastada veteranía de La Habitación Roja o Doctor Divago y disfrutando de la acusada personalidad que destilan las propuestas de Alberto Montero, Lanuca, Nacho Casado, Jupiter Lion, Negro, El Ser Humano o We Are Not Brothers, entre otros. Concluimos, a modo de puntilla, con nuestra habitual lista de discos internacionales recomendados, que este año se nos ha ido (y sin que sirva de predecente) a los veinte trabajos. Será que la cosa no ha estado tan mal.

Bart & The BedazzledBlue Motel (Lovemonk/Burger); Beach House7 (Bella Union/PIAS); Blood OrangeNegro Swan (Domino); Neneh CherryBroken Politics (Smalltown Supersound/Popstock!); Christine and the QueensChris (Because/Music As Usual); Elvis Costello & The ImpostersLook At Me Now (Concord/Universal); DJ KozeKnock Knock (Pampa); Father John MistyGod’s Favorite Customer (Bella Union/PIAS); IdlesJoy As an Act Of Resistance (Partisan/PIAS); J MascisElastic Days (Sub Pop/Popstock!); Damien JuradoThe Horizon Just Laughed (Secretly Canadian/Popstock!); Janelle MonáeDirty Computer (Bad Boy/Atlantic); LowDouble Negative (Sub Pop/Popstock!); Parquet CourtsWide Awake! (Rough Trade/Popstock!); Caroline RoseLoner (New West); ShameSongs of Praise (Dead Oceans/Popstock!); Snail MailLush (Matador/Popstock!); Soccer MommyClean (Fat Possum/Popstock!); SpiritualizedAnd Nothing Hurts (Bella Union/PIAS); Wild NothingIndigo (Captured Tracks).

Carlos Pérez de Ziriza.

 

 

 

 

 

Share This