Seleccionar página
Volvemos a orientar el radar a la actualidad discográfica valenciana con cuatro discos que exprimen la distancia más corta, la que va del single de una sola canción al EP de cinco temas, pasando también por las tres composiciones. Una buena forma de entretener la espera, aún con el sol de finales de agosto pegando bien fuerte, ante un otoño que se prevé cargado de trabajos destacables. Son las últimas entregas de vine Waltz, Tardor, deBigote y Gatomidi

vine Waltz: Julio Fuertes o un hombre llamado caballo (Foto: Estrella Jover)
Dice que Paul McCartney, Stevie Wonder y Prince son sus principales influencias, filtrados a través de la electrónica de Justice, Mr. Oizo o Aphex Twin, y la verdad es que la confesión no suena en absoluto a boutade tras la escucha de los cinco temas que conforman el debut de vine Waltz. Que no es más que el proyecto en solitario de Julio Fuertes, el teclista de los valencianos Johnny B. Zero, ahora mismo en capilla ante lo que debe ser su segundo álbum. Cinco canciones producidas al alimón entre él, su compañero Juanma Pastor y Carlos Ortigosa, que se podrían inscribir en la galaxia de insignes iconoclastas como Ween o rastreando los pasos del Beck menos convencional.
Tardor, por su parte, entretienen la espera hasta que llegue su tercer álbum con un single tan entusiasta y jovial como su propio título indica, “Eufòria”. De nuevo con la ayuda en la producción del ubicuo Pau Paredes (Twelve Dolls, Kostrok, Modelo de Respuesta Polar, STTL), aligerando de gravedad su propuesta y avivando el componente rítmico (su trote es casi Motown) de su rock filoalternativo, en la estela de Kings of Leon o The Gaslight Anthem.
También destilando su producción en dosis extremadamente medidas, los castellonenses deBigotesiguen abriendo el apetito del personal ante el que debería ser su segundo largo (de hecho, esto es un adelanto), con una nueva canción producida -tras aquel “Cosmos”, su anterior sencillo, de finales del año pasado, que supervisó Xavi Muñoz- por Remi Carreres (Glamour, Comité Cisne, Jean Montag, Coleccionistas). El resultado es “Familia Feliz”, un tema que se empezó a grabar “el día que murió David Bowie”. Así lo confiesan, sin rubor, en su carátula. Y no hay mejor homenaje posible si se trataba de resaltar su ascendiente, porque es otra canción pop extraordinaria, subrayada -como es costumbre- por una letra sobresaliente.
Y finalizamos con Gatomidi, el trío originario de Mota del Cuervo (Cuenca), al que cada vez le unen menos vínculos con Valencia (se mudaron a Madrid hace un par de temporadas). Aún así, siguen grabando cada nueva entrega en el estudio de Luis Martínez (Euro Trash Girl, Senior i El Cor Brutal, La Gran Esperanza Blanca). Siempre les hemos dispensado un más que merecido hueco en este blog, y sus últimas tres canciones no van a ser una excepción. The Flower’s Cavern (Part One)ameniza la espera del que debe ser su tercer álbum este otoño, mostrando la veta más melódica y atmosférica del trío que encabezan Jimena Quejigo y Nolasco Contreras. Cercana en ocasiones a una psicodelia bailable que puede recordar los tiempos de Madchester sin sonar a naftalina, como ocurre en “Space”.
Vine WaltzVine Waltz(Hall of Fame)
TardorL’eufòria(Mesdemil)
deBigoteFamilia Feliz (Autoeditado)
GatomidiThe Flower’s Cavern (Part One) (Autoeditado)

Carlos Pérez de Ziriza.
Share This